Viaje por Egipto

Egipto es una excepción que sólo se explica gracias al Nilo. El gran río africano corta en dos el desierto del Sahara y crea un oasis larguísimo que ha atraído a las poblaciones de tres continentes durante siglos. El Nilo es el esqueleto, la vía de comunicaciones de entrada y de salida del país. Es la única parte habitable, donde están todas las ciudades, todos los monumentos, toda la producción económica de Egipto. Desde el Delta hasta las cataratas y la presa de Asuán, el Nilo, ya domado, serpentea y reparte la vida y la riqueza por todo el valle que es Egipto.

La serpiente azul de vida del Nilo es también el principal argumento turístico, ya que conecta los grandes sitios arqueológicos (Gizeh y sus pirámides; Luxor, Karnak, el valle de los Reyes) y ciudades (Alejandría, El Cairo). Por ello, Egipto es el país perfecto para un crucero fluvial donde adormecerse degustando la sabrosa gastronomía local, mientras el sol se hunde en las profundidades del Sahara. El Nilo que se alarga y recorre todo el país hasta la inmensa presa de Asuán.

Los cruceros fluviales son uno de los mayores atractivos del país ya que permiten visitar su pasado arqueológico pero también la espectacular naturaleza abrupta, salvaje y grandiosa. Todo con la tranquilidad de llevarse el hotel a cuestas.

Turismo de playa y submarinismo.

Pero Egipto no es sólo el Nilo. El Mediterráneo y el mar Rojo son dos atractivos de primer orden. En el primero destaca la populosa ciudad de Alejandría donde se alzó el faro homónimo, -una de las siete maravillas del Mundo Antiguo-, y donde ardió la también famosa biblioteca.

Del lado del mar Rojo hay que destacar el centro turístico de Sharm-el-Sheikh, situado en la punta sur de la península del Sinaí. Quienes deseen combinar la experiencia cultural con las clásicas vacaciones de sol y playa tienen en Sharm-el-Sheikh su destino complementario.

Las aguas del Mar Rojo se encuentran entre las más apreciadas por los submarinistas. Ideales para el snorkel y el submarinismo de aguas profundas, las costas del Mar Rojo están repletas de una fauna que sorprende dada la aridez del desierto costero. Corales, peces, tortugas y restos de naufragios esperan al aventurero que se sumerja en sus aguas cristalinas.

Egipto ha sido y es un país de contrastes, de civilización, cultura y ciencia, pero también de conflicto. Y lo ha sido por su riqueza, por ser una encrucijada de continentes, de gentes, donde la ciencia y la economía se desarrollaron sin igual. Parte del Creciente Fértil, la civilización tal y como la concebimos hoy, nació aquí entre Asía, Europa y África. La agricultura, la ciudad, el Estado, la religión organizada, la educación, la ciencia, los monumentos y el arte complejo, todo surgió entre el Nilo y los grandes ríos mesopotámicos.

De ahí la monumentalidad que hoy no deja de sorprender al visitante. Desde las mastabas y las pirámides truncadas de Saqqara, hasta los grandes complejos religiosos y urbanos de Tebas (Karnak y Luxor, el valle de los Reyes), Heliópolis, Menfis, Abidos, Elefantina, Dashur, Abu Simbel, pasando por las archiconocidas pirámides de Gizeh o Giza, otra de las maravillas del mundo antiguo.

Pero no sólo el Egipto antiguo ha dejado su huella en el actual Egipto. Gracias Blog-Egipto.com, conocerá mucho del pasado medieval, griego, romano, árabe y otomano. Los tempos, fortalezas, mezquitas, zocos, caravanserai (o caravasar), de todas las épocas son un reclamo que abre la puerta para conocer un mundo de tradiciones antigas y modernas, de curiosidades, de personajes (Ramses II, Tutankamón, Cleopatra, Mehmet Alí, Napoleón, Champollion, etc…)

Egipto impregna a quien lo visita. Una imagen se fija en su mente, desde los jeroglíficos hasta la música; de la gastronomía araboafricana a las estampas con mezquitas al fondo. Algo cambia cuando se recorren las calles polvorientas y se entra en los oasis frescos y llenos de aromas indescriptibles. Algo queda cuando se Abando un país de pobreza y riquezas inmensas, un país cambiante y donde flota ese espíritu tranquilo y paciente, el de un país que busca la libertad y una vida mejor, más justa y más pacífica.

Deseando lo mejor para Egipto y los egipcios, les invitamos a conocer y querer a la antigua tierra de los faraones.